Seguidores

domingo, 8 de abril de 2012

25 axiomas para hacer frente a las crisis



1. La indecisión es la clave de la flexibilidad

2. No se puede saber en qué sentido va el tren mirando los rieles

3. No hay ningún sustituto a una genuina falta de preparación

4. La felicidad es nada más que la remisión del dolor

5. La nostalgia ya no es lo que era

6. A veces, beber demasiado no es suficiente

7. Los hechos, aunque interesantes, son irrelevantes

8. La cuidadosa utilización del terror es también una forma de comunicación

9. Alguien que piensa lógicamente es un simpático contraste con el mundo real.

10. Las cosas son más como son hoy en día que lo que nunca lo fueron antes

11. Cualquier cosa por la que valga la pena pelear, merece una pelea sucia

12. Todo debe ser hecho lo más simple posible, pero no más simple que eso

13. Los amigos pueden ir y venir, pero los enemigos se acumulan

14. He visto la verdad... y no tiene ningún sentido

15. El suicidio es la forma más sincera de autocrítica

16. A igualdad de todas las otras variantes, los gordos usan más jabón

17. Si puedes sonreír mientras las cosas van mal... es porque ya tienes en mente a quien echarle la culpa

18. La séptima parte de tu vida se gasta en los lunes

19. En el momento en que llegaste a unir los extremos, ya los movieron

20. Ni el mínimo rastro de evidencia apoya la noción de que la vida es seria

21. Cuando más pasas sobre un gato muerto, más chato queda

22. Siempre hay un imbécil más que lo que habías calculado

23. Peor que esto no puede ser.... pero no haga apuestas al respecto

24. Nunca luche con un cerdo. Terminarán sucios los dos, pero al cerdo le encanta.

25. El problema con la vida es que ya recorriste más de la mitad cuando te das cuenta que las instrucciones dicen “hágalo usted mismo”

Mis problemas con la memoria



Acabo de ser diagnosticado con D.D.M.A.E.: Desorden de Déficit de Memoria Activado por la Edad.

Así es como ataca:
Decido lavar el auto, empiezo a caminar hacia la puerta y veo que el correo está sobre la mesa. Está bien: voy a lavar el auto. Pero primero voy a ver quien me escribió.

Dejo las llaves sobre el escritorio, tiro la correspondencia que no sirve y me doy cuenta que el cesto de la basura está lleno. O.K., voy a poner las cuentas y facturas en el escritorio y vaciar el cesto, pero ya que voy a abrir el cajón del escritorio para guardar las facturas, voy a aprovechar para hacer los cheques para pagar las cuentas.

¿Dónde está mi chequera? ¡¡Uy!!, sólo queda un cheque en ella. Mi otra libreta de cheques está en el segundo cajón del escritorio.
¡Ah! ahí sobre el escritorio está el jugo que estaba tomando. Voy a buscar los cheques. Pero primero debo alejar el vaso de jugo de la computadora.

Mejor aún, lo voy a poner en la heladera para que se enfríe nuevamente. Voy hacia la cocina y veo que las plantas necesitan agua.
Dejo el vaso de jugo sobre la mesa y ¡¡Uy!! ¡¡Ahí están mis anteojos!!
¡Los busqué toda la mañana!! Será mejor que los guarde primero...

Lleno una jarra con agua y voy en dirección a mis plantas sedientas.
¡Aaaagggghhh! ¡Alguien dejó el control remoto de la Tele en la cocina!
Me iba a volver loco buscándolo cuando quisiera ver tele. Mejor lo pongo en la sala de T.V. donde corresponde....

Les tiro un poco de agua a las plantas (y también cae algo de agua al piso, el cual limpiaré enseguida), tiro el control remoto sobre el sillón y voy hacia la puerta de entrada, tratando de acordarme qué es lo que pensaba hacer inicialmente...

Al final del día: El auto sigue sucio, las cuentas siguen impagas, el vaso de jugo está sobre la mesa de la cocina, mis plantas no tienen suficiente agua para subsistir, la chequera sigue teniendo sólo un cheque y no puedo encontrar las llaves del auto...

Cuando me doy cuenta que no he podido terminar de hacer nada durante el día, estoy sorprendido porque ¡¡sé que estuve todo el día MUY OCUPADO!!

Me doy cuenta que D.D.M.A.E. es una condición muy seria y grave. Mejor trato de investigar sobre este desorden vía Internet. Pero primero voy a ver si recibí algún email....

¿¿También lo sufres??

Por favor, envíale una copia a todos los que conoces porque...

¡¡NO ME ACUERDO A QUIÉN SE LO MANDÉ!