Seguidores

sábado, 5 de noviembre de 2016

¿Realmente deseas ser rico?

¿A quién no le gustaría ser rico y tener todo lo que ha deseado en la vida?

¿Qué te gustaría estar haciendo? ¿En dónde?

A los medios de comunicación les gusta mostrar la imagen de lo que muchos se imaginan que significa ser ricos: enormes mansiones, coches lujosos, chicas hermosas, bienes, sirvientes y la más alta tecnología desde la cual dirigen sus empresas sin el más mínimo esfuerzo. Si compras esa imagen del rico, quizá te parezca que serlo es un sueño imposible de realizar.

Pues no, el sueño de toda persona está más cerca de lo que pudiera creer. La verdad es que la mayoría de las personas "ricas" viven vidas muy normales. Probablemente ni siquiera sabrían si son ricos porque, tal como los ves en la vida real, no encajan en el estereotipo que los  medios han creado. La mayoría de las personas ricas se parecen mucho a ti y a mí. Sólo saben un secreto que, aunque increíblemente eficaz, no es muy sexy.

Si tu sueño es convertirte en uno de los 12 millones de millonarios del mundo, para ser “alguien en la vida”, recuerda que estamos en una sociedad donde los más ricos del mundo son apenas un 0.17% (El cerdo capitalista) en todo el planeta, y el resto de los mortales vivimos en medio de sueños de querer serlo.
Ahora que, si para alcanzar tu sueño de ser millonario tiene que ver con una gran cantidad de cosas que te traerán inevitablemente frustración, depresión, estrés y hasta deseos de suicidio, no valdrá la pena.

Pero, ¿qué significa ser rico?

Sí, hay un pero. Primero, tenemos que redefinir lo que significa ser rico. Si necesitas una casa enorme y un coche caro para "sentirte" rico, entonces este consejo no te funcionará. Pero si defines la riqueza como la capacidad de pasar tiempo con amigos y familiares, viajar, hacer el trabajo que amas y dejar de preocuparte por el dinero, entonces vivir con menos recursos económicos de los que ganas, es todo lo que se necesita.

La verdadera libertad se encuentra en la capacidad de tomar decisiones de vida que te hagan feliz. La frugalidad pone dinero en tu bolsillo para que puedas hacer eso.

Para que nos quede más claro, hay dos clases de ricos. Uno, es aquel que ostenta el poder, el dinero y los bienes que le dan “status” dentro de la sociedad. Otro, es aquel que maneja y administra su propia riqueza personal, emocional, talentos, atributos, valores y competencias que le permitirán vivir de ellos en plenitud.

La verdadera riqueza se encuentra en poseer el control y el manejo de su propia vida, asumiendo responsablemente sus acciones y actitudes; autovalorando y aprovechando sus cualidades y capacidades. Cuando no se poseen estos atributos, su autoestima y su autoconcepto minan su progreso.

Una de las premisas para lograr el éxito en la vida, consiste en conocerte interiormente, valorar tus propios atributos, amarte y respetarte con tus defectos y virtudes. Reconocer quién eres y hasta dónde deseas llegar, te proporcionará los elementos necesarios para alcanzar todo tu potencial, te ayudará a alcanzar la felicidad con lo que tienes, viviendo plenamente, consciente de que puedes lograr lo que desees.

La felicidad no se encuentra al final de tu camino; La felicidad es el camino mismo, disfruta de tus éxitos lo mismo que tus errores. Tienes derecho a vivir.