Seguidores

domingo, 29 de agosto de 2010

¿Cómo te gusta dormir?

Pocos saben lo que el sueño es en realidad. No, no hablo de la teoría aquella tan manoseada de que los sueños son premonitorios, no. Hablo de que una vez que llegamos más allá del simple nivel de reconocimiento de un estado de reposo superficial , muy diferente del estado de vigilia, nos encontramos que las principales cuestiones sobre la naturaleza del sueño, en gran medida no tienen respuesta.  
¿Qué nos sucede mientras dormimos? El sueño ha sido estudiado científicamente. Aunque nuestros cuerpos se mueven menos y hacen menos ruido mientras dormimos (algunos hacemos más), hay muchos cambios complejos en el cerebro y la mente durante el sueño que no pueden ser descritos como una simple reducción de la actividad. Por ejemplo, hay células nerviosas en el cerebro que funcionan 5 a 10 veces más activamente durante ciertas fases del sueño que durante la vigilia. 
Pero mientras dejamos que los científicos se preocupen por analizar cómo y por qué dorminos, aquí les tengo algunas teorías en relación a las posiciones del cuerpo mientras dormimos y su significado.
Duermes de lado y acurracada.
Egoísta, celosa y vengativa, son las palabras que te describen. Las personas de tu entorno deben tener cuidado de no pisarte los callos, porque te irritas muy fácilmente.

 Duermes acostada de lado.
Esta postura indica que eres una persona segura. Tendrás éxito en cualquier cosa que emprendas, debido a tu esfuerzo incansable. Las personas que duermen de su lado derecho con el brazo debajo de la cabeza, se dice que están bendecidas con poder y fortuna.
Duermes boca arriba y con brazos y piernas extendidos.
¡Cuan amante de la libertad! Bueno, esta postura revela tu verdadera identidad. Amante de la comodidad y adorador de la belleza, también eres derrochador (pero afortunadamente ganas lo suficiente). Tu otro rasgo indeseable es que eres un poco metiche y chismoso.

Duermes sobre la barriguita.
Si duermes boca abajo toda la noche, pareces ser mente un poco estrecha. Probablemente seas egocéntrico y siempre obligas a las personas a complacer tus propias necesidades. Eres también un poco imprudente y poco metódico. Estás a tiempo de cambiar tu postura.
Duermes de lado.
Contrariamente a la persona que duerme acurrucada, tú eres amable, cortés, sincera y cariñosa. Bueno, nadie es perfecto. Construye tu autoconfianza y aprende a aceptar tus errores o imperfecciones. Entonces la felicidad te atropellará.
Duermes de lado con una pierna recogida.
Tienes inclinación a ser meticuloso, siempre quejándote. Nerviosismo es probablemente tu segundo nombre. Te estresas fácilmente y te exaltas por pequeñas cosas. Toma la vida con calma. Aprende a relajarte
 Duermes con las piernas cruzadas.
Cualquiera que duerma con las piernas cruzadas, se dice que se autoobsesiona y tiene dificultad en aceptar cambios. La soledad es tu prioridad. Sin embargo tu cualidad redentora es tu umbral de tolerancia.
 Duermes enconchado.
Te sientes solo y deprimido porque estás obsesionado con errores del pasado y retrasos. Eres vacilante e indeciso, dándole la impresión a los demás de que estás necesitado de cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario