Seguidores

sábado, 11 de diciembre de 2010

Ex-esposa que lamentará su divorcio de por vida ...

Querido esposo:

Te escribo esta carta para decirte que te dejo para siempre.
Fui una buena mujer para ti estos siete años y lo he demostrado.
Estas dos últimas semanas han sido un infierno.
Tu jefe llamó para decirme que habías renunciado al trabajo hoy y esto fue el colmo.
La semana pasada, cuando llegaste a casa no te diste cuenta que me había cortado el pelo y arreglado las uñas, cociné tu comida favorita y hasta me puse un nuevo negligé.
Llegaste a casa y comiste en dos minutos, y te fuiste directo a dormir después de ver el juego.
No me dices que me amas, no me tocas ni nada.
Ya sea que me estés engañando o si no me amas más, lo que haya sido, el caso es que yo ya me he ido.
 

P.D. Si estás tratando de encontrarme, no lo hagas. ¡Tu hermano y yo nos mudamos a Virginia del Oeste juntos! ¡Que seas feliz!
Tu ex-esposa

Querida Ex-esposa:
Nada me habría causado más alegría que recibir tu carta.
Es cierto que tú y yo hemos estado casados por siete años, aunque una buena mujer está muy lejos de que lo hayas sido.
Me paso viendo los deportes para tratar de no escuchar tus constantes reproches.
Lástima que no funcionara. Me di cuenta de cuando te cortaste el cabello la semana pasada, lo primero que me vino a la mente fue "¡Te ves como un hombre!"
Mi madre me enseñó a no decir nada si no tengo nada bueno que decir.
Cuando cocinaste mi comida favorita, debes haberme confundido con mi hermano, porque yo dejé de comer cerdo hace siete años.
Me fui a dormir cuando tenías ese nuevo negligé porque el precio estaba todavía prendido en él.
Recé pidiendo que fuera coincidencia que mi hermano me hubiera pedido prestado cincuenta dólares hoy por la mañana y la etiqueta de tu negligé decía $ 49.99.
Aún después de todo esto, aún te amaba y sentía que podíamos solucionarlo. Por eso cuando descubrí que me había sacado diez millones de dólares en la lotería, renuncié a mi trabajo y compré dos boletos para Jamaica. Pero cuando llegué a casa, ya te habías ido. Todo sucede por una razón, creo.
Espero que tengas la vida plena que siempre quisiste.
Mi abogado me dijo que con la carta que escribiste, no tienes derecho a recibir un centavo de mí. Así que cuidate mucho.
 

P.D. No sé si alguna vez te dije esto, pero Carlos, mi hermano nació Carla. Espero que eso no sea ningún problema.

Firmado,
¡Rico y libre!

2 comentarios: