Seguidores

jueves, 28 de julio de 2011

La luz y El Color (una gotita de ciencia)


En esta nota veremos algunas propiedades de la materia como por ejemplo: el color.

La luz para llegar a la Tierra, desde el Sol, atraviesa 150 millones de Km. en el espacio vacío a una velocidad aún insuperable: 300,000 Km. por segundo. Tarda 8 minutos en llegar a nuestro planeta, y en dar una vuelta alrededor de él tarda sólo 1/10 de segundo.

El ojo humano es una pequeña cámara que capta imágenes y sólo lo hace en presencia de luz. Sin luz no podemos ver absolutamente nada. La luz proveniente del sol y está formada por un cúmulo de energías, y que aunque la llamamos “blanca”, está compuesta por todos los colores existentes. Puede comprobarse cuando en un día con lluvia en presencia de sol, los rayos luminosos se descomponen por las gotas de agua en un hermoso arco iris que nos permite disfrutar de su belleza. Cada color del Arco Iris es una energía distinta, los que podemos ver constituyen el espectro visible. El de mayor frecuencia (número de ciclos en 1 segundo) es el violeta, mientras que el rojo es el de menor frecuencia.

Superando la energía del violeta, encontramos el ultra violeta, invisible al ojo humano, pero de gran penetración. Estos rayos no producen sensación alguna pero favorecen una reacción química debajo de la piel causante del color tostado en los meses de verano debido a la vitamina D, que se genera por su acción y que es muy necesaria para desarrollar una vida sana. Son los famosos rayos UV, que en exceso nos dañan pues provocan cambios en el código genético de las células de la piel, motivo de cáncer. Con frecuencias mayores a los UV encontramos los rayos X, conocidos por el uso que les da la medicina, y los rayos gamma, muy penetrantes a la materia.

Por debajo del rojo se encuentran los infrarrojos, que producen sensación de calor pero no son tan penetrantes, ya que su frecuencia es inferior. Más abajo del infrarrojo están las microondas, las ondas de TV, las frecuencias moduladas (FM) y las no moduladas (AM) y finalmente las ondas largas de radio.
De todo este gran cúmulo de energías lo único visible a nuestros ojos son los colores, que resultan ser el menor porcentaje de luz del espectro solar. El resto es luz invisible, ya que el ojo humano no está preparado para captarla.

¿Por qué los objetos presentan distintos colores ante nuestros ojos?
Cada objeto está formado por diferentes sustancias (moléculas). Según se unan los átomos, las sustancias que formarán tendrán aspectos y propiedades muy diferentes, pues sus moléculas serán distintas. Cuando son iluminados por luz blanca absorben determinadas energías y rechazan otras. Por ello, la materia tendrá el color de las frecuencias rechazadas.

Si un pulóver es de color verde seguramente sus moléculas rechazan principalmente al azul y al amarillo. Si es violeta significa que reflejan el rojo y el azul, pero si es negro, significa que absorben toda la energía y no rechazan nada. Así, el negro no es un color sino que es la ausencia de todos los colores. En invierno, las ropas oscuras suelen ser más calentitas y convenientes para vestir, pues absorben toda la energía solar.

Cuando un objeto es blanco, significa que todas las energías fueron rechazadas ya que blanco es la mezcla de todos los colores. La ropa de verano es convenientemente clara y los camiones transportadores de lácteos o de productos alimenticios están pintados generalmente de blanco, para evitar el recalentamiento dentro de los mismos.

Cuando los cuerpos están iluminados por otro tipo de luz, las mismas sustancias se presentarán ante nuestros ojos con otros colores, porque cada luz posee su propio cúmulo de energías que hará que las moléculas rechacen energías diferentes. Para detectar billetes falsos los iluminamos con luz UV y aparecen colores y dibujos que con luz blanca no son visibles y sólo pueden ser vistos con ese tipo de luz.

Cuando circulamos en la noche notamos que hay carteles que al ser iluminados con los faros resplandecen, esto es debido a los electrones de las moléculas que forman parte de la pintura de donde toman la energía de la luz que le enviamos y nos la “devuelven” como resplandor. Algo así pasa con esos objetos que en la oscuridad resultan ser luminosos o fluorescentes, los electrones de su materia toman energía luminosa cuando están en presencia de luz y en la oscuridad entregan lo que tomaron.

Fuente: WikiCiencia
Autor: María Cristina Chaler
Agencia de noticias científicas y tecnológicas
(Cyta-Instituto Leloir)

No hay comentarios:

Publicar un comentario