Seguidores

viernes, 16 de octubre de 2009

Las piedras de la mentira


El Dr. Bartolomé Johann Adam Beringer (1667-1740) fue un profesor senior y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Würzburg en Alemania. Al igual que muchos médicos de la época, cultivó su interés en la historia natural. En particular, estaba intrigado por lo que se llamó el estudio de oryctics, o "cosas extraída de la tierra." Hoy lo llamamos el estudio de los fósiles, o paleontología.

Beringer tenía una colección de fósiles interesantes que había adquirido a lo largo de los años. Hasta 1725 su colección era muy normal, pero luego, el 31 de mayo de 1725, algunas nuevas piezas notables entraron en su posesión. Fueron entregadas a él por tres chicos locales a quienes había pagado para explorar el cercano Monte Eivelstadt y traerle todos los objetos interesantes que pudieran encontrar.

Los chicos le llevaron tres piedras que muestran, en sus superficies, imágenes en agudo relieve, en tres dimensiones. Una piedra tenía una imagen estilizada del sol. En los otros dos aparecieron imágenes de gusanos.
 
“Piedra de la Mentira” de Beringer, araña en su red, 12 cm. Colección del estado de Baviera para Paleontología y Geología Histórica, Munich.
 El Dr. Beringer estaba realmente intrigado y confundido ya que, en el transcurso de los meses posteriores, los muchachos le siguieron traeyendo más de estas curiosidades. En noviembre le había llevado casi dos mil piedras con imágenes de plantas, insectos, pájaros, caracoles, objetos astronómicos, e incluso letras hebreas.

Beringer decidió que debía escribir un tratado sobre las piedras, a fin de llamar la atención de otros estudiosos. Publicó un tratado, titulado Lithographiae Wirceburgensis, a principios de 1726.

Beringer dedicó la mayor parte de su libro a la presentación de las diferentes teorías acerca de lo que podrían ser las piedras. En su opinión si son reliquias de la gran inundación, o si eran el producto de "la fuerza maravillosa de la humedad petrificada". Incluso se preguntaba si eran obra del hombre. Por ejemplo, las piedras podrían "ser atribuidas al arte supersticioso de los alemanes paganos"? ¿O fueron las piedras de origen más reciente? En el capítulo XII, Beringer examina si las piedras pueden ser un fraude moderno.

Beringer en última instancia, rechazó la idea de que las piedras fueran hechas por el hombre. Tampoco podía imaginar por qué alguien querría gastar tanta energía para hacer una broma tan elaborada. Llegó a la conclusión de que las piedras tenían que ser obra de la naturaleza, aunque no sabía qué proceso natural las había creado. Dejó la pregunta a sus compañeros académicos.

Según la leyenda, mientras que los primeros ejemplares de su libro salían de la imprenta, los niños presentaban Beringer una piedra final, que tenía su propio nombre tallado en la misma. Por último, se dio cuenta de que efectivamente había sido víctima de una broma bien elaborada. Humillado, y en un estado de pánico, Beringer trató frenéticamente de comprar todas las copias existentes de su libro. Las copias existentes del libro son ya muy raros, y pueden cotizarse en más de $10,000 dólares.

En el capítulo XII de la Wirceburgensis Lithographiae se muestra que Beringer estaba consciente de la posibilidad de un fraude antes de decidirse a publicarlo.
A pesar de la posibilidad del fraude, siguió adelante. Evidentemente, había puesto tanto esfuerzo en el estudio de las piedras que no podía soportar la idea de que todo su trabajo había sido en vano. Se convenció de que, a pesar de los rumores, las piedras eran reales. Sugirió que sus dos colegas contribuirían a propagar el falso rumor de un engaño con el fin de socavar su trabajo.

Pero, evidentemente, poco después de la publicación del libro, algo convenció a Beringer que todas las piedras eran falsas. Tal vez fue, como sugiere la leyenda, al ver una piedra que llevaba su propio nombre. Melvin Jahn y Daniel Woolf han sugerido que el Obispo de la Iglesia podría haber hecho que la situación fuera clara para Beringer.

Una vez convencido de la broma, Beringer decidió presentar cargos penales contra los dos hombres de los que sospechaba del engaño. Estos dos hombres fueron Ignatz J. Rodrigo, profesor de geografía, álgebra, y análisis en la Universidad de Würzburg, y Georg von Eckhart, consejero privado y bibliotecario de la Corte y la Universidad.

El caso llegó al tribunal el 13 de abril de 1726, y Beringer ganó una condena contra ambos hombres. La transcripción de este caso, descubierto en los Archivos del Estado Würzburg en 1935 por el Dr. Heinrich Kirchner, es la principal fuente de información que tenemos sobre el engaño.

Desafortunadamente, la transcripción no arrojan mucha luz sobre la motivación de los falsificadores. Simplemente se enteran de que odiaban a Beringer porque "era tan arrogante y despreciaba a todos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario