Seguidores

miércoles, 19 de enero de 2011

Reflexiones del filósofo de Güemes respecto al trabajo


Por algunos años he culpado de mi cansancio a la falta de vitaminas, la mala alimentación o mis desvelos leyendo; hasta ahora sé la verdadera razón: estoy cansado porque estoy sobresaturado de trabajo, y es que, de acuerdo con el pasado censo:

La población de esta país es de 104 millones de habitantes, y de éstos, 29 millones están jubilados; quedamos 75 millones para hacer el trabajo. 43 millones son estudiantes, maestros y padres de familia; quedamos 32 millones para hacer el trabajo.

Once millones son empleados del Gobierno federal (unos verdaderos huevones); quedamos 21 millones para hacer el trabajo. 9 millones forman parte de las policías, el Ejército y la Marina (otros holgazanes); quedamos 12 millones para hacer el trabajo.

Dos millones trabajan para los gobiernos estatales; quedamos 10 millones para hacer el trabajo. 388 mil 000 personas se encuentran en hospitales; quedamos 9 millones 612 mil para hacer el trabajo. 3 millones 243 mil personas están en la cárcel; quedamos 6 millones 369 mil para hacer el trabajo. 3 millones 456 mil personas son indígenas que viven en la pobreza; quedamos 2 millón 913 mil personas para hacer el trabajo.

Un millón 921 mil personas son mineros; quedamos 992 para hacer el trabajo. 990 son indigentes o dedicados a la vagancia; quedamos 2 personas que hacemos todo el trabajo. Tú y yo.

¡Y tú, estás ahí sentado echando hueva, leyendo este artículo!

¡Ingada madre! Entonces este Filósofo es el único que trabaja en este país.

Fuente: http://www.omnia.com.mx/noticias/anecdotas-y-reflexiones-del-filosofo-de-guemes/

No hay comentarios:

Publicar un comentario