Seguidores

sábado, 12 de julio de 2014

¿Cómo llevarse bien con los demás?

Esta es una reflexión que nos puede ser de mucha utilidad. Sé que no es fácil ponerla en  práctica pero, lo que vale realmente la pena, es intentarlo. Te invito a leerla y a mejorar tus relaciones.

Leía hace algún tiempo, una historia que circula en la web:
“Hace algunos años laboraba en una empresa y tenía una jefa, con la que me llevaba como perros y gatos. Creo que los gatos y perros eran más civilizados que nosotros. Diario era un infierno.
Pero un día decidí cambiar. Decidí que quería llevarme bien con ella y sembré la idea en mi corazón "voy a intentarlo, si no funciona, no pasa nada".
Me sentí interiormente confortado, sereno. Y llegó el momento de la verdad. Llegué en la mañana. Ella ya estaba en su lugar. Me acerqué con la intención en mi corazón de llevarme bien con ella. La saludé. Para mi sorpresa, me recibió bien, con una sonrisa y me trató bien todo ese día.
La pregunta es ¿Fue coincidencia o yo provoqué ese cambio? Te puedo afirmar que he intentado con varias personas esto y del 100% de las personas con las que tengo problemas y siembro la idea en mi corazón, TODAS tienen cambios espectaculares hacia mí.


Descubrí, que yo mismo me predisponía mal hacia las personas. Es posible que yo tuviera razón en no llevarme bien con ellas. Pero, tuviera la razón o no, siempre que decidí llevarme bien con ellas, siempre lo logré.
Un tip importante, es que no fui con razonamientos, sino con sentimientos. Si hubiera actuado con mi mente, esta hubiera encontrado mil y un razones para decirme que sería imposible, que ellas eran las culpables y que nunca cambiarían.
Fui a ellas con mi corazón. Con mis sentimientos. Sinceramente deseaba llevarme bien con ellas y sembré la idea en mi corazón.
El corazón reconoce cuando le habla otro corazón y cuando hablas su idioma, traspasas las máscaras o bloqueos que tenga la otra persona y le llegan íntegras tus intenciones de llevarte bien con ella.
Muchos deseamos que los demás cambien. Y es posible que tengamos razón. Pero todos somos necios. El ego es más fuerte que el amor.
Y la única forma de traspasar esas defensas, es actuando con amor. Sabrás cuando lo estés haciendo, si te sientes cómodo interiormente.

Así que:
-No importa si no te llevas bien con tu pareja
-No importa que tu compañero de trabajo, busque siempre la forma de hacerte quedar mal con el jefe
-No importa que tus hijos parezcan rebeldes sin causa
-No importa que tus padres hagan ver a Atila el Huno como un pacifista

Siembra una sincera intención de llevarte bien con ellos en tu corazón. Y observa los resultados ¿Por qué no comienzas desde hoy?”.

La lección que podemos obtener de esta reflexión es que los cambios vienen de nuestro propio interior, que si esperamos a que los demás cambien podemos pasar toda la vida así. Cambiemos nosotros para ofrecer a los demás un rostro amable y, difícilmente, la gente se mostrará indispuesta hacia nosotros. La vida por sí misma ya es difícil de vivirla, hagamos más agradable nuestra estancia en ella.

Para ello, me permito proponerles diez recomendaciones para establecer buenas relaciones con los demás.
1.       Salude. No hay nada más agradable que un saludo afectuoso.
2.      Sonría. Las sonrisas muestran a otras personas de que somos fiables y que pueden cooperar con nosotros.
3.      Llame a la gente por su nombre. La música más grata para el oíd de cualquier individuo es el sonido de su propio nombre, título o cargo.
4.      Sea amigable y servicial. Si usted desea tener amigos, comience por ser uno.
5.      Sea cordial. Hable y actúe como si cada cosa que usted hace por los otros fuera realmente un placer.
6.      Muestre verdadero interés hacia la gente. Usted puede ser agradable a todo el mundo, siempre que realmente lo intente.
7.      Sea generoso en sus opiniones de los demás, y moderado en sus críticas.
8.     Sea veraz. No haga que se pierda la confianza que usted se merece.
9.      Esté alerta para prestar servicios a los demás. Lo que más valioso en la vida, es lo que hacemos por otros.
10.  Mantenga el dominio sobre sí mismo, sin importar las circunstancias. Ante situaciones difíciles, piense antes lo que va a decir o hacer.

Referencias:


No hay comentarios:

Publicar un comentario