Seguidores

sábado, 10 de julio de 2010

El caso de Betty Andreasson ¿experiencia religiosa?



El caso más documentado y creíble de la UFOlogía, es el de Betty Andreason Luca. Betty era una típica ama de casa, devota cristiana de 1960, no parecía el tipo de persona que gustara de contar cuentos fantásticos, sobrenaturales y mucho menos de secuestro extraterrestre. Y, aunque su historia de abducción comienza como la mayoría de ellas, sus experiencias más tarde adquieren un tono único, religioso que las distingue de muchas otras.
Su primera abducción ocurrió durante su infancia y culminó con una experiencia que involucró a toda su familia.

Las noche del 25 de Enero de 1967 alrededor de las 6:35 p.m., cuenta Andreasson, que estaba en su cocina en South Ashburnham, Massachusetts, haciendo lo de costumbre, cuando la luces de la casa comenzaron a parpadear. Esto fue seguido poco después por la aparición de una luz brillante, de color rojizo sin fuente identificable, que se filtraba a través de sus ventanas. Esta extraña experiencia rápidamente se convirtió en terrible. Betty calmó a los asustados niños mientras su padre se apresuraba a mirar por la ventana de la cocina. Vio a un grupo de pequeños criaturas de aspecto extraño criaturas que se acercaban con movimiento de salto. Cinco pequeñas criaturas humanoides entraron a la casa, pasando a través de la puerta de madera.
Las criaturas se ajustaban a la clásica descripción general de "alienígenas grises": de poco más de un metro de altura, ojos oscuros, rostro inexpresivo, con cabeza tipo pera, vestidos con sobretodo azul, usaban un cinturón y una insignia con un ave en las mangas, sus manos tenían sólo tres dedos. El único ser que destacaba en el grupo, era más alto que los otros, cerca de metro y medio; Andreasson, naturalmente supuso que era una especie de líder. Éste permaneció con ella, mientras que los demás se movían por toda la casa, colocando a los distintos miembros de su familia en un estado parecido a la animación suspendida.
Después que los seres hubieron terminado su trabajo en la casa, acompañaron a Andreasson a una pequeña nave que estaba esperando fuera, donde fue sometida a varios procedimientos médicos en general. Una vez que estos estuvieron completos, el elemento que habría llegado a definir esta particular experiencia de abducción se presentó. Los alienígenas, que, como en la mayoría de los casos de abducción, se comunicaban con Andreasson a través de algún tipo de telepatía. Andreason interpretó su experiencia como religiosa. Procedieron a mostrarle la imagen de un ave fénix que renace de las cenizas, antes de permitirle conocer a ser que le comunicó un mensaje que nunca fue capaz de recordar.
Años más tarde, con la ayuda de la hipnoterapia, Andreasson fue capaz de recordar estos detalles olvidados. Dada la naturaleza de sus recuerdos, ella asumió que los extraterrestres deseaban compartir un mensaje espiritual de paz, y que tal vez había sido elegida como un medio entre los pueblos de la Tierra y los visitantes de las estrellas.

Recomendación: si desea conocer más sobre este caso dé click en este enlace.

No hay comentarios:

Publicar un comentario