Seguidores

jueves, 23 de junio de 2011

¿Eran los habitantes de Vinca descendientes de extraterrestres?


La cultura de Vinca (Vincha) fue la cultura más temprana de Europa (entre el VI y III milenio a. C.), y se encontraba a lo largo del Danubio en Serbia, Bosnia, Kosobo, Rumanía, Bulgaria  y Macedonia; aunque huellas de esta cultura se pueden encontrar en los Balcanes, varias zonas de Europa Central y Asia Menor. Esta cultura obtuvo su nombre del pueblo de Vinca, ubicado en las orillas de Danubio, a 14 km de Belgrado, donde yace uno de los más grandes y más importantes asentamientos neolíticos  de Europa Oriental, descubierto en 1908 por el equipo arqueológico de Miloje M. Vasic, el primer arqueólogo de Serbia.
Vasic excavó la parte central, la más importante del Vinca prehistórico entre los años 1908 y 1934, su labor fue interrumpida varias veces por las guerras y los problemas económicos; obtuvo la ayuda del Instituto Arqueológico de Rusia Imperial y del patrón británico, Sir Charles Hyde, desenterrando una gran colección de objetos de arte prehistórico que actualmente se encuentran en los museos y universidades en todo el mundo.
Tanto los arqueólogos yugoslavos como los rumanos creían que la cultura de Vinca había surgido alrededor de 2700 a. C. Sin embargo, la datación por radiocarbono determinó la fecha de aparición de esta cultura antes del 4000 a.C. Aunque, para algunos otros historiadores, todavía la sitúan más lejos, sobre el 5.200 a.C.
 
Los elementos más característicos de la cultura de Vinca son las cerámicas oscuras, con decoración acanalada en relieve, así como sus idolillos de barro y piedra con rostros de cabezas extrañas, muy parecidas a las imágenes que se cree tienen los extraterrestres, que se ha visto en el caso Rosswell. Estos ídolos y máscaras fueron esculpidos tomando a sus dioses como referentes, tienen caras alargadas, narices aguileñas, ojos oblicuos y bocas pequeñas.
El pueblo de Vinca tenía suficientes motivos para que la ciudad perdurara. La ubicación geográfica  hacia posible  un control excelente del Danubio y sus orillas,  ser centro de los Balcanes y  desarrollar  comercio y comunicación. El suelo fértil y rico en materias primas  y en abundante flora y fauna hacía fácil  la producción de alimentos, la cacería y una vida cómoda.  Los científicos creen que el secreto de la ciudad se llamaba cinabarita, un pigmento obtenido de la mina cuyo yacimiento se encontraba en el cercano monte de Avala. Los habitantes de Vinca comerciaban este pigmento  de uso medicinal  e importante en  la producción de tintes.
La cultura de Vinca  dominaba conocimientos  relativos al procesamiento de metales en la época conocida en Oriente Próximo  como el período que culminó con el tratamiento de los metales. Según algunos arqueólogos de Gran Bretaña, Alemania y Serbia,  en un congreso celebrado en Vancouver,  mencionaron que esta era la cultura más avanzada de Europa de aquel iempo. Lo más curioso de los habitantes de la llamada Cultura Vinca es que nunca hicieron la guerra entre sí ni contra otros. Esta cultura es contemporánea de los focos de civilización.
El sitio web Akasico.com, relaciona a esta cultura como llegada del espacio. Y se pregunta: ¿Comenzó en Sumer la historia del hombre u otras sociedades más avanzadas precedieron a esta civilización mesopotámica? La enigmática cultura Vinca, nacida junto al Danubio, pudo estar tanto o más «civilizada» que la sumeria. Se apoyan en evidencias arqueológicas, aunque en realidad se apoyan en las representaciones de sus divinidades para reconocer que, ciertamente, guardan un llamativo parecido con esos extraterrestres «grises» popularizados a través del fenómeno OVNI. Un argumento utilizado por este sitio web se funda en que las minas de cobre de Rudna Glava, 140 kilómetros al este de Belgrado, tienen 7000 años. En Serbia se han encontrado hornos para la fundición de metales de esta antigüedad (los vinca hacían cuencos y joyas de bronce), lo que testimoniaría que esta cultura es tan ancestral como parece.
Por la forma en que esta civilización vivió y se desarrolló (en chozas de madera, la supuesta escritura que los arqueólogos afirman que no hay tal pues no hay símbolos repetidos como en cualquier escritura, los ídolos pueden ser representaciones de máscaras de sus sacerdotes), permite pensar en que no existe tal origen de seres del espacio. Sin embargo, esta tarea se la dejo a los lectores. ¿Eran o no, los habitantes de Vinca, descendientes de extraterrestres?

No hay comentarios:

Publicar un comentario